Buscar
  • Javier Jileta

El tránsito multilateral.

Empieza el 20vo mes en multilaterales en la Secretaría de Relaciones Exteriores. A mitad de la pandemia global de COVID, principal destructor de prosperidad y sobretodo, que marcará la próxima década con la enorme desigualdad que producirá, me resulta importante plantear el por qué sí, lo multilateral. Me siento extraordinariamente honrado por la invitación y sobretodo la confianza de la Subsecretaria Martha Delgado para participar en su equipo y hacer realidad tantos sueños a favor de un mundo mejor.

El sistema multilateral plantea la generación de diálogo entre múltiples actores (países) para generar espacios de diálogo y acuerdo. El proceso de generación de estos acuerdos y de los consensos globales tiene tiempos de maduración que distan de soluciones inmediatas. Ejemplos existen en cualquier ámbito, que puede ir desde temas de desarme, hasta negociaciones sobre “derechos de empresariales”. Si bien, la plataforma permite generar estos acuerdos, sus ciclos o iteraciones de operación distan de las velocidades necesarias globales.

La crítica al sistema multilateral va en función de la incapacidad que tiene para promover su utilidad al sistema de naciones global. Argumento a favor del sistema multilateral, considero que el andamiaje es necesario y útil. Más allá de requerir una reforma de su funcionamiento, adicionar o enfocar los esfuerzos de las agencias globales puede generar niveles de prosperidad, y desarrollo justo, para la humanidad. No se trata de plantear que no operan estas instituciones, pero en tomar el enorme capital humano y capital de todas las naciones vertidas en ellas para generar soluciones concretas para un mundo mejor.

Entiendo bien, que el propósito que el sistema multilateral es construir beneficios para la humanidad de manera más amplia y con mucho mayor cooperación. Sin olvidar que los tiempos multilaterales, en comparación con los bilaterales, al ser más actores aumenta su complejidad y por ende sus tiempos de maduración son mayores.

Las agencias del sistema ONU tienen una maduración, conocimiento y capacidades para poder generar a petición de los países donde son sus huéspedes cambios perdurables. El caso particular del PNUD que ha apoyado durante décadas los esfuerzos para lograr una mejor equidad e igualdad para la población a través de proyectos de desarrollo es un enorme caso de éxito. Seguimientos útiles como también son aquellos relacionados con ONU Habitat que a través de sus guías normativas y trabajo en campo nos ayudan a enfrentarnos a los retos de la vida humana con un enfoque territorial son necesarios. Aunque quizá el principal tema es el reto que implica para los países nación el generar sus planes de trabajo y aterrizajes concretos de los apoyos que tienen a través de estas agencias.

A nivel global, la reforma de la ONU plantea la generación de una coordinación de las agencias por país con el fin de poder apuntalar y ser más efectiva la presencia de la ONU. Dicha coordinación a su vez requiere de estados fuertes y capaces de definir proyectos específicos que puedan hacer uso, y anclar la experiencia global de las agencias que han invitado a establecerse en sus países. Es este proceso quizá el que más resultados puede generar para cambiar la vida de los seres humanos en todo el mundo. Dicha agenda es el documento del Marco de Cooperación de Naciones Unidas para el país en el que se encuentra.

La generación de estos marcos de cooperación plenamente alineados a las necesidades y prioridades dictadas por el país anfitrión son lo que hace real, vaya, tangible, todo lo que se trabaja en los foros multilaterales y los acuerdos globales que ahí generamos. Es necesario comprender que el sistema de Naciones Unidas muchas veces parece un ente que no tiene aterrizajes, aunque considero que esto es un problema de comunicación a nivel global. Sobretodo por la falta de entendimiento de la importancia de los Proyectos que se impulsan a través de la ONU en todo el mundo.

La lucha por un mundo mejor, pasa por mejorar la calidad de vida no sólo de los seres humanos pero de todos aquellos que convivimos en la biosfera del planeta. Naciones Unidas tiene la capacidad de generar a múltiples niveles acuerdos, pero sobre todo, proyectos específicos que muestren lo concreto de la aportación que tienen. Cada agencia desde su concepción seminal tienen ciertas encomiendas o enfoques para resolver problemáticas de la compleja relación que tiene el ser humano con su geografía, con su casa. Aunque dichos acuerdos no suceden por iniciativa propia de las agencias o el sistema de Naciones Unidas, son la suma de voluntades globales y las decisiones nacionales locales de qué clase de cooperación se busca con dichas agencias.

El multilateralismo, va más allá de la ONU, pero utilizar este ejemplo nos permite visualizar de manera tangible cómo podemos resolver problemas de corte nacional. La utilización de conocimiento global, generado en distintas latitudes para resolver desde crisis de recursos hídricos hasta andamiajes de protección a la mujer son oportunidades útiles para cualquier administración. El esfuerzo por utilizar este conocimiento, debe de concentrarse en aplicarse a la agenda específica que tenga la administración. Por ende, las agendas nacionales y la utilización de las agencias de naciones unidas son un complemento extraordinario para lograr los objetivos de desarrollo emanados de los procesos legítimos democráticos que cada país tiene.

Finalmente, después de estos 20 meses, mi convicción al sistema multilateral está renovada con el éxito que ha sido alinear el Marco de Cooperación de Naciones Unidas, PLENAMENTE, al Plan Nacional de Desarrollo que fue hecho por el gobierno actual. Aunado a esto, el entendimiento que Naciones Unidas y sus agencias son útiles en la medida que tienen proyectos concretos que realizar. Generar agendas específicas de proyectos concretos para resolver problemáticas del día a día de un país es la mejor fuente de legitimidad de los esfuerzos de décadas que hemos hecho para defender el Multilateralismo global.

68 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

 2020 by Javier Jileta