Buscar
  • Javier Jileta

Replantear el sector salud.

El propósito de los sistemas de salud va mucho más allá de garantizar el bienestar en términos del funcionamiento del cuerpo humano. Los sistemas de salud son el sustento más importante para lograr la igualdad y equidad en la sociedad. A través de garantizar a las personas acceso a sistemas de salud universales híbridos es posible generar tranquilidad, bienestar y prosperidad en las naciones.


Más allá de continuar con las declaraciones simbólicas, que son útiles pero ineficientes, planteo tres acciones claras que pudieran tener un efecto multiplicador positivo en la sociedad mexicana. Existen tres ámbitos complejos y políticamente cargados: insumos para la salud, sindicatos del sector y operación de punta.


El tema de insumos para la salud en los últimos 2 años ha sido de gran interés para el Presidente de la República. En resumen, encontró una serie de prácticas cuasi-monopólicas que le llevaron a echar abajo un sistema poco eficiente y poroso de compra de insumos para la salud. Quizá la solución de ser iconoclasta con esas instituciones no fue la más efectiva y eficiente, pero sí la moralmente correcta. Había que poner un límite. Ahora bien, ¿Cómo resolverlo? Difiero con muchas posturas, dado que considero que si no se tiene claro el objetivo final de este reordenamiento sistémico sólo se pierde el tiempo. Tal es el caso del uso de la UNOPS-OPS, que lamentablemente no tiene experiencia. La OPS licita anualmente lo que México consume en una semana; es decir, ni el 1.9%.


El entendimiento cuasi del antiguo régimen de los sindicatos ha llevado a olvidar cuál es su propósito: defender a quienes por asimetrías de poder no son capaces de recibir su justa retribución por su creación de valor. Ahora bien, los trabajadores de la salud pública en México son de los mejores pagados del sector; cualquier enfermera que tenga oportunidad de una plaza en el sector público vs. El privado, la tomará, por los beneficios y prebendas que han acumulado. Lo cuál es fruto de una lucha sindical válida y por el bienestar de quienes nos protegen. Aunque, se requiere de replantear el rol de muchos de los trabajadores de la salud; mientras que en EEUU existen una serie de procedimientos que son realizados por enfermeras altamente capacitadas, en México son “Médicos” quienes las realizan. Por lo que la carga en procedimientos “menores” recae sobre ellos. La lucha sindical tiene sentido, aunque también la responsabilidad moral social que tiene dicho sector para la población y como los mexicanos les retribuimos.


Los sistemas públicos de salud en México requieren de una integración. La duplicidad y triplicidad (siendo generosos) de activos para la salud hacen ineficiente y moralmente reprobablemente el funcionamiento del sistema de salud. Aunado a esto, no existe una integración digital de los sistemas de salud; la resistencia no se explica por términos técnicos, la tecnología está para resolver y optimizar la operación. Adicionalmente, la operación diaria eficiente desemboca en proveer de mayor claridad en torno a los insumos que se consumen en tiempo real por población, así como turnos y utilización de recursos humanos por el sistema nacional. ¿Para qué sirve? Para entender la dinámica de salud nacional, que actualmente no es capaz de generar una demanda fidedigna ni real de las propias necesidades del sector.


De tal suerte que planteo tres acciones clave. La primera es la generación de un equipo especializado, 100% transparente que maneje las compras consolidadas de medicinas y medicamentos, mientras que también permite que un porcentaje menor, sea ejecutado de manera local por cada hospital. Siempre habrá que dar libertad a quienes ejercen el arte-ciencia de la vida a decidir si existen otros tratamientos que desean utilizar. Este equipo y sistema de cotización global se realizó con una prueba de concepto cuando se hizo el barrido en 2019 de medicamentos desde oncológicos hasta insumos para la salud a mitad d de la crisis de covid. Está documentado.


La segunda acción se refiere a recomponer y reinterpretar la relación laboral que existe con las demandas legítimas del sindicato. Los beneficios que se obtienen ahora en el sector salud deben ser reconocidos como éxitos de la lucha sindical y al mismo tiempo comparados con el resto del sector privado; es decir, dar opción al propio sindicato de generar esquemas adicionales más flexibles que permitan aumentar agremiados como también al aparato de salud poder proveer servicios de manera más eficiente en costo. El problema no es “no hay dinero que alcance”, sino, “nunca nos habíamos dado cuenta qué tan importante era la salud”.


Finalmente, en relación con la operación, se requiere de un plan de integración de sistemas de información con plena transparencia y seguridad. Como de costumbre, no soy aliado de inventar el hilo negro, existen sistemas ya implementados en Europa y China, EEUU ha sido incapaz de homogeneizar sus sistemas nacionales. A través de un simple sistema de expedientes clínicos nacional (disponible para tanto médicos públicos como privados), sistema de medición de atención médica (califica a tu médico) y consolidar en un sistema en tiempo real de monitoreo epidemiológico es posible dar un nuevo funcionamiento a la salud nacional.


Estas acciones requieren de esfuerzos titánicos, pero no técnicos, sino políticos. Sólo quien pueda aglutinar fuerzas a favor de México donde pueda enfrentarse a fuertes intereses económicos y políticos es que será posible replantearlo. Aunque, queda de manifiesto, a través del COVID, que los mexicanos sí queremos poder contar con nuestros sistemas de salud. ¿Quién no ha perdido a alguien en esta pandemia? Humanizar este problema nos lleva no a querer solucionar todo de un plumazo, pero por lo menos probar poco a poco que su funcionamiento es posible.


28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Las condiciones de inestabilidad global se miden en función del riesgo país. Los economistas utilizamos la tasa de interés como barómetro para medir en un solo indicador la situación de un país y comp

Existen muchos Méxicos. Mi historia familiar se divide entre el México rural y el México urbano. Tiene sus orígenes entre las zonas rurales de Jalisco y Coahuila, así como en la Ciudad de México. A tr

El contexto económico global es quizá el más propenso para que México sobresalga como destino de inversión, innovación y producción estratégica. Dentro del trabajo existente en México por parte del go